¡Oferta!

Charcoal Activated 90 cápsulas.- SOLARAY

17,50

En stock

x
SKU: 27584 Categoría:

Descripción

Descripción

El Charcoal, llamado también carbón activo, es un polvo ultrafino derivado de la cáscara de coco no GMO. Tiene una larga historia de utilización por todo el mundo, desde 400 AdC, siendo utilizado ya por los antiguos fenicios para purificar el agua. Las investigaciones sugieren que el carbón activo puede favorecer el proceso de limpieza del organismo, debido a sus altas propiedades absorbentes. El carbón activo es una sustancia de origen vegetal que tiene la propiedad de adsorber químicos, gases, metales pesados, proteínas, desechos y toxinas, siendo un gran aliado para la desintoxicación. Posee la virtud de adherir o retener en su superficie uno o más componentes (átomos, moléculas, iones) del líquido que está en contacto con él. Este fenómeno se denomina poder adsorbente. La adsorción es la responsable de purificar, desodorizar y decolorar el agua u otros sólidos, líquidos o gases que entren en contacto con el elemento adsorbente. El carbón activo de Solaray está manufacturado a partir de la cáscara de coco. Es un material activado con vapor, por lo que no contiene agentes químicos que puedan contaminar o reacciones con el medio donde sea utilizado. Se caracteriza por tener una gran cantidad de micro o mesoporos (5 nm – 50 nm), adecuados para la eliminación de pequeñas moléculas.

Modo de empleo

Cápsulas

Tomar una cápsula al día con un vaso de agua (150 ml), fuera de las comidas.

Polvo

Tomar media cucharada de café (500 mg) al día con la comida o con un vaso de agua. Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustitutos de una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable. No superar la dosis diaria recomendada. Conservar en lugar fresco y seco. Mantener el producto fuera del alcance de los niños más pequeños. No consumir si el sello de seguridad está roto o en mal estado.

Uso tradicional

Tradicionalmente se ha utilizado como antídoto natural para el blanqueamiento dental, para mascarillas faciales, como apoyo al control de olor (neveras, zonas mal ventiladas…), para cocinar y hornear (pan, pasteles, pizzas..), y como apoyo gastrointestinal.